La resistencia del guerrillero en tiempos de paz

Por Víctor Chaves R. Reportero Nómada. Director de Informativo Web del Sur. Miembro del equipo de NC Noticias para el suroccidente colombiano.

Para la antigua guerrillerada de las Farc, esta fase de la implementación de los acuerdos de paz se ha convertido en una prueba de máximo aguante. El incumplimiento del Gobierno y la presión de los opositores políticos los han obligado a mostrar lo mejor de muchas capacidades y habilidades asimiladas desde los tiempos de guerra.

Contrastes

Imagen BOCAC, farc-ep 2017

Al mirar el grado de avance de las obras físicas que se llevan a cabo en cada una de las antiguas ZVTN que ahora se denominan Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación, ETCR, rápidamente se concluye que hay algunos excombatientes que están padeciendo más dificultades que sus camaradas y que todo se debe al desdén con que el gobierno de Juan Manuel Santos está manejando el proceso de reincorporación definitiva de los exguerrilleros a la vida civil, lo que, de paso, desnuda una evidente estrategia montada para seguir debilitando y hasta fraccionando las bases del nuevo partido político de las Farc.

Tras la primera mirada, se evidencia que en el caso de los dos Espacios ubicados en el territorio nariñense, hay un absoluto olvido institucional en el caso de la ETCR Aldemar Galán, ubicada en zona rural de Policarpa, mientras que en la ETCR Ariel Aldana se notan de entrada algunos avances, que pueden llegar al 50% de lo programado, según las apreciaciones de antiguos combatientes, hombres y mujeres.

La primera, ha sido utilizada por los voceros del Gobierno Nacional como un objeto de burla y engaños. Los cerca de 300 hombres que llegaron allí soñando en un futuro mejor y diferente no solo para ellos sino para el país entero, se han sentido como hazmerreir de un puñado de burócratas disfrazados de funcionarios que llegaron en diversas ocasiones cargados de promesas y a suscribir actas cuyos contenidos nunca cumplieron.

Contrastes

Imagen BOCAC, farc-ep 2017

Para muchos, especialmente para los entendidos en el rol del Estado como promotor y parte fundamental en el Conflicto Social y Armado de Colombia, se trata simplemente de una estrategia de desgaste físico y mental para provocar el fraccionamiento de las fuerzas que ahora desde la política trabajarán por el crecimiento y arraigo popular del nuevo partido.

Es una actitud inhumana de parte de Santos y su séquito, que no han dudado en darle a este grupo de exguerrilleros el mismo tratamiento humillante y vergonzante que el Estado suele darle a obreros y campesinos cada vez que se movilizan para reclamar por algo que se les ha escatimado o para proteger lo que se les quiere arrebatar. Es decir, que no tendrán problema alguno para llegar a utilizar cualquier modelo extremo de agresión, si lo consideran necesario para apaciguarlos, ahora que ven que la paciencia se va agotando.

Contrastes

Imagen BOCAC, farc-ep 2017

Al llegar al territorio de la Ariel Aldana se nota de inmediato que allí ya se ha hecho “algo”. Hay más de 3 centenares de viviendas modulares construidas, algo de infraestructura adicional, algunos espacios para la capacitación y las prácticas deportivas. Pero nada como para lanzar globos y juegos pirotécnicos. Lo que se ha logrado es mucho, especialmente si se mira hacia La Paloma y no se ve ni siquiera una estaca clavada, pero aquí Santos también sigue incumpliendo, que de eso no quepa la menor duda.

Siendo fieles a la premisa de mantenerse firmes pese a todas las dificultades, los excombatientes aceptaron estas viviendas, a sabiendas de que se carece de lo básico en temas como servicios públicos, infraestructura sanitaria, espacios para la recreación y sobre todo para la educación de los pequeños cuyo número ha venido aumentando paulatinamente.

Así que a nadie le deben quedar dudas sobre la capacidad de aguante de los antiguos guerrilleros. Están decididos a llegar hasta al final de la implementación para tener lo que siempre anhelaron y con la perspectiva de ayudar para construir entre todos un país diferente. Mejor para los que nunca tuvieron nada. Superior para los que siempre fueron olvidados por el Estado.

La resistencia de los excombatientes se está poniendo a prueba ahora en tiempo de construcción de paz. Muchos de ellos sabían que este proceso sería así de complejo. Otros, no. Pero en todo caso la totalidad está dispuesta a dar lo mejor de cada uno para sumar a esta causa colectiva: un país justo y digno para todos.

Víctor Chaves R.

menu
menu